Qué es un legrado y para qué se realiza

0 Comentarios

El legrado es una técnica que llevan a cabo los ginecólogos y que consiste en el raspado o el curetaje de las paredes internas del útero. Esta técnica tiene dos finalidades: o bien extraer muestras del endometrio con el fin de analizarlas o bien vaciar el interior del útero. (Ahora seguro que ya te suena más). ¿Quieres saber cuándo se realiza esta técnica? ¡Sigue leyendo!

Las mujeres por el simple hecho de haber nacido mujeres tenemos que enfrentarnos a lo largo de nuestra vida a algún que otro problema por nuestra condición femenina. Me refiero, por supuesto, a los problemas ginecológicos. A veces sufrimos abortos espontáneos, reglas irregulares, cáncer… Igual has escuchado la palabra miles de veces, pero no sabes a qué hace referencia exactamente. ¡Hoy te lo presentamos todo sobre el legrado!

Como seguro que ya has intuido, el legrado se hace con el fin de análisis para diagnosticar cáncer de útero. Aunque el cáncer de útero no sea el más frecuente, hay mujeres que al llegar a la menopausia se enfrentan a esta enfermedad, por lo que esta técnica tiene como fin determinar la existencia de signos malignos que puedan confirma si existe o no un cáncer.
Esta técnica también tiene cierta relación con la menstruación. Así, si sueles tener menstruaciones más abundantes de lo normal pueden hacerte un legrado para determinar qué anormalidades puedes tener para que esto sea así e incluso a veces el legrado puede constituir el tratamiento en sí. Y lo mismo ocurre en el caso contrario: si tienes menstruaciones irregulares.

En cuanto a la parte de vaciar, el legrado puede llevarse a cabo por diversos motivos. En primer lugar, debido a un aborto espontáneo. Al abortar a veces expulsamos el embrión por completo, pero, sin embargo, otras veces no es así. Con el legrado se expulsan todos los restos uterinos y se evita una infección interna. Otros usos de esta técnica son: llevar a cabo un aborto provocado o terapéutico, siempre durante el primer trimestre, ponerte un DIU o tratar miomas y pólipos endometriales, entre otros.
En cuanto a los cuidados, debes saber que puedes volver a tu vida normal una vez te encuentres bien. Si bien es cierto que en las 24 horas siguientes puedes experimentar ciertas molestias, que podrás aliviar fácilmente con un analgésico. Aunque como sabes cada persona es un mundo.

¿Alguna vez te han hecho un legrado? ¡Cuéntanos tu experiencia!

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *