La prueba colposcopia para reconocer el Virus del Papiloma Humano

0 Comentarios

Debido al aumento de las infecciones vaginales ocasionadas por el Virus del Papiloma Humano (principal causante del cáncer cervicouterino), se ha producido un aumento en el numero de colposcopias realizadas con el objetivo de obtener un diagnostico precoz de la enfermedad.

Los daños causados por el Virus del Papiloma Humano no presentan ningún tipo de síntomas, por lo que una mujer no podrá darse cuenta si está afectada por el virus. La citología puede detectar este tipo de lesiones pero en la mayoría de los casos es necesario realizar una colposcopia para definir la lesión, ver el tamaño y valorar el tratamiento correcto.

La colposcopia es una prueba en la que se realiza un estudio microscópico del cuello uterino, la vagina y la vulva. Este estudio tiene como objetivo detectar lesiones de displasia o cáncer aunque también se usa para realizar citologías y para llevar a cabo biopsias con mayor precisión.

La colposcopia se realiza con un dispositivo llamado colposcopio. Este instrumento es un sistema de lentes de aumento con luz que permite obtener imágenes ampliadas de la zona objeto de estudio. El ginecólogo mira a través de las lentes toda el área de la matriz para comprobar si existen células anormales. En el caso de que el especialista encuentre cualquier anomalía o posible sospecha, podrá sugerir pruebas adicionales para un diagnostico precoz del cáncer uterino.

La colposcopia es una sencilla prueba carente de riesgos que no necesita hospitalización. Se realiza en consulta y tiene una duración entre 5 y 10 minutos. La prueba no es dolorosa ya que tan solo consiste en que el especialista mire a través de las lentes del colposcopio. Tan solo se sentirá una pequeña molestia y un leve sangrado que puede durar un par de días en el caso de que haya que realizar una toma de tejido para una biopsia.

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *