El aborto espontáneo causas síntomas y consecuencias

0 Comentarios

Hay ocasiones en las que ante un embarazo no deseado la madre decide interrumpirlo y abortar. En otras ocasiones esta interrupción tiene lugar sin buscarla. Esta situación es conocida como aborto espontáneo.

La gran mayoría de estos abortos tienen lugar en el primer trimestre de embarazo y en muchas ocasiones se desconocen las causas que lo provocaron. Así, a veces el aborto espontáneo se produce por causas genéticas, otras por traumas físicos o emocionales y nunca por practicar deporte o sexo. A veces no tiene lugar el aborto, pero sí aparece un sangrado inesperado como señal de que algo no va bien. Si te ocurre en algún momento, vete corriendo a urgencias.
¿Quieres saber cuáles son los síntomas de un aborto espontáneo?

Ten en cuenta que experimentar estos síntomas no conlleva necesariamente la interrupción del embarazo. Así, entre los síntomas más frecuentes nos encontramos con el sangrado vaginal (metrorragia), con algún que otro coágulo, dolores fuertes de barriga y la ausencia del embrión o del feto.

Si has pasado por un aborto espontáneo y temes las consecuencias, deberías saber en primer lugar que sufrir un aborto no significa que vayas a tener problemas para tener hijos en el futuro, aunque sí es cierto que en algunos casos sufrir un aborto hace que la madre experimente complicaciones en otro embarazo. Por supuesto, la parte emocional también se verá afectada. Entre la pena, el dolor por la pérdida y el miedo a otro embarazo, puedes sentir que debes esconder estos sentimientos, pero lo cierto es que lo mejor para ti será siempre expresarlos para poder superar esta situación.

A nivel físico, cuando sufres un aborto espontáneo pueden darse varios casos con respecto a los restos de embarazo: que tu cuerpo los expulse o te queden dentro. Si los expulsas todos se habla de aborto consumado y si te quedaron dentro todos se habla de aborto retenido. Es muy importante extraer estos restos del cuerpo, pues retenerlos puede conllevar la aparición de infecciones. En este caso podrías necesitar un tratamiento a base de medicamentos (como misoprostol) o incluso cirugía (como el legrado).
¿Alguna vez has sufrido un aborto espontáneo? ¿Cómo lo has superado?

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *