¿Qué es el útero en retroversión?

0 Comentarios

ütero retroverso

Si estás buscando información sobre el útero en retroversión probablemente sea porque tu ginecólogo, en una exploración rutinaria, te ha comentado, como de pasada, que tienes un útero retrovertido. ¡Pero aunque suena súper raro, no hay por qué preocuparse! Se trata de algo que le ocurre a un 20% de las mujeres y frente a lo que se creía hace unos años, no tiene ninguna importancia.

El útero se sitúa normalmente inclinado hacia delante, hacia la vejiga. El útero en retroversión, por contra, está inclinado hacia atrás. Se trata de una variación normal de la anatomía femenina que no afecta  a la salud. Diferente es el caso en el que la retroversión es consecuencia de  enfermedades como la endometriosis, cáncer o alguna enfermedad inflamatoria, en los que la retroversión es solo uno de muchos más síntomas.

¿Quieres saber más sobre el útero invertido o en retroversión?

ütero en retroversión

A pesar de que el útero en retroversión no causa ningún tipo de problema sí causa muchas dudas en las mujeres que lo tienen (especialmente si se les da por buscarlo en Internet). Anteriormente se creía que el útero en retroversión dificultaba el embarazo y se operaba a las mujeres para girar el útero, algo que hoy en día es visto como una aberración médica. ¡Y es que está comprobado que el útero en retroversión no dificulta de ninguna manera la concepción! De todas maneras, si no acabas de fiarte puedes apostar por posturas en las que la mujer está boca abajo, que favorecen (según la ley de la gravedad) la llegada de los espermatozoides.

También se creía que el útero en retroversión podía causar mayores dolores de espalda durante la regla, así como molestias en determinadas posturas sexuales (las que favorecen una mayor penetración). Esto puede ser caso en un porcentaje muy bajo de mujeres, y solo cuando el grado de inclinación del útero es muy grande. En todo caso, si crees que tu útero en retroversión puede estar afectándote así, coméntaselo a tu ginecólogo, quizá se deba a otras causas, pero si no, es posible hacer algo para minimizar las molestias.

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *