Puntitos rojos en el glande: posibles causas

0 Comentarios

causas-puntos-rojos-en-el-glande

El pene es una zona muy sensible y, precisamente por ello, muchas veces se ve afectada por cambios y posibles problemas que se muestran en forma de síntomas como granos o puntos rojos en la piel o el pene rojo. Estos síntomas suelen preocuparnos pero es importante conocer la causa a que pueden deberse y cuáles son sus posibles soluciones. Lo primero que debemos tener en cuenta es que la aparición de este tipo de granos rojos en el pene no tienen por qué ser indicativo de una enfermedad seria. Lo habitual es que se deba a algún tipo de irritación cutánea y que, por tanto, desaparezca con el tiempo o con un tratamiento sencillo.

Las reacciones alérgicas son otra de las causas más comunes para este tipo de afecciones. En ocasiones cambiamos de productos de higiene con regularidad y muchos de ellos, a pesar de estar testados dermatológicamente, pueden afectar a nuestra piel provocando ciertas reacciones alérgicas. En este caso será tan sencillo como dejar de usar el producto y esperar a que remita la inflamación. En el caso de tratarse de alergia cuando nos ponemos un preservativo, debemos realizarnos pruebas por si tenemos alergia al latex y buscar alternativas. Por eso es tan importante identificar en qué momento nos han salido los granitos rojos.

Otra de las posibles causas también son las enfermedades de transmisión sexual, aunque solamente tendremos que preocuparnos de esto en caso de haber mantenido relaciones sexuales de carácter peligroso sin protección. En este caso podría tratarse de algunas afecciones como candidiasis u otro tipo de ETS. No obstante, este tipo de afecciones tienen una fácil curación y con el consumo de antibióticos tan sólo tardará unos días en remitir la infección. En ese caso lo más recomendable es que acudas a tu médico de cabecera.

Finalmente, una mala higiene también puede ser una de las posibles causas de aparición de puntos rojos en el pene. Precisamente por ello deberemos mantener una higiene adecuada, utilizando geles que no dañen nuestras zonas más íntimas para así asegurarnos que no se contraigan infecciones.

En cualquiera de los casos es importante que, si observamos algún síntoma extraño en nuestro cuerpo, recurramos a un profesional que pueda indicarnos las causas reales de nuestra afección en concreto.

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *