Cómo decirle a nuestra pareja que tenemos una ETS

0 Comentarios

como-decir-a-nuestra-pareja-que-tenemos-una-ets

Tanto si acabamos de comenzar una relación como si ya la tenemos, siempre debemos ser sinceras pase lo que pase, especialmente en cuanto a temas de salud se refiere. Si tenemos una enfermedad de transmisión sexual (ETS) debemos decírselo a nuestra pareja cuanto antes, porque seguramente no querremos contagiarle o contagiarla, pero… ¿cómo podemos decírselo?

A veces no es sencillo hablar y se suele esperar al mejor momento para decírselo, pero en muchas ocasiones ese momento no llega o no queremos ver que llegue, pero no debemos demorarlo y hay que coger al toro por los cuernos y ser sinceras.

Si no se lo contamos, además de que nuestra pareja corre el riesgo de ser infectada, puede que con el paso del tiempo se note que la tenemos y puede ser peor. Además muchas de las enfermedades de transmisión sexual tienen tratamiento, otras… desgraciadamente no se pueden erradicar pero también tienen tratamiento.

Hay que elegir un momento adecuado, sobre todo cuando se esta de buen humor y haya tiempo para conversar tranquilamente. Hay que tener cuidado al decir las cosas, sin demasiadas brusquedades porque puede que la enfermedad sea muchísimo peor de lo que puede llegar a ser.

En este momento no solo se debe contar el problema sino también la solución que hay, con lo que el impacto queda mucho menos fuerte y no le resulte tan impresionante, porque, de una forma u otra, seguro que le impresionará.

Normalmente la pareja no suele responder al instante, a veces hay personas que necesitan su tiempo para asimilarlo poco a poco, por lo que no hay que presionarle o presionarla si en ese momento no quiere hablar o se va esgrimiendo que necesita tiempo. Es lo que hay que darle, tiempo, seguramente no tardaremos en recibir su opinión, pero lo importante es no utilizar palabras que puedan dar una peor apariencia de la que son, pensar bien cómo se dicen las cosas y no crear alarma, porque si la ETS que se tiene cuenta con tratamiento y puede curarse… ¿por qué preocuparse?

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *