Aborto de 4 semanas de embarazo: inducido

0 Comentarios

ecografia-mujer-embarazada

Ante un embarazo no deseado las mujeres pueden optar por acabar con ese estado de gestación a través del aborto. Esta práctica puede realizarse a través de una intervención quirúrgica o mediante la ingesta de una medicación que pondrá fin al embarazo. En caso de que deseemos terminar con el estado de gestación, tendremos que acudir a una clínica, la cual nos cobrará un cierto precio por realizar la intervención correspondiente.

El tipo de aborto a aplicar dependerá del lugar donde se lleve a cabo el aborto y el tiempo de gestación que presente la mujer.
Entre las distintas opciones que existen podemos encontrar:

La aspiración menstrual: se puede realizar en un plazo de 1 a 3 semanas después de que no se tiene la regla. Consiste en la utilización de una jeringa que extraerá el embarazo del revestimiento del útero.

  • La aspiración con raspado: es la alternativa más comúnmente utilizada. Se utiliza un aparato de succión que se introduce en el útero. Se puede llevar a cabo hasta la semana 12 de embarazo. Tras las 12 semanas, el procedimiento pasa a llamarse dilatación y evacuación (D y E).
  • Aborto médico: consiste en el consumo de ciertos medicamentos que inducen el aborto. Para poder optar por esta alternativa, la mujer no debe estar de más de 9 semanas de embarazo.

Hay cuatro tipos de abortos médicos:

  • Píldoras de mifepristona y de misoprostol: debe utilizarse antes de las 7 semanas de gestación. Supone visitar la consulta del doctor en 3 ocasiones: en la primera se le suministra la mifeprstona, en la segunda el misoprosol (ambos provocan sangrado vaginal) y en la tercera se lleva a cabo un examen para comprobar que ya no hay embarazo.
  • Píldoras de mifepristona y misoprostol vaginales: este tipo de aborto se debe realizar antes de las 9 semanas de gestación. Consiste en tomar mifepristona y posteriormente aplicar vía vaginal el misoprostol. Esta alternativa es más rápida y económica y se puede llevar a cabo en casa.
  • Metotrexato y misoprostol por vía vaginal: esta opción se debe utilizar antes de las 7 semanas de embarazo. Es eficaz pero puede tardar 1 mes en provocar el aborto. El metotrxato se aplica pinchado por parte del médico y posteriormente el misoprostol se suministra vía vaginal por parte de la propia mujer en casa. Tras una semana de la inyección se acude a consulta para verificar el aborto, de no haber tenido lugar, se puede aplicar otra dosis de misoprostol.
  • Misoprostol vaginal: se debe llevar a cabo antes de las 8 semanas de embarazo. Es menos eficaz y puede suponen más efectos secundarios.

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *